• 9 mayo, 2018

Invertir en nuevas tecnológicas para migrar hacia una industria portuaria 4.0 fue el llamado que hizo la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, durante su presentación en el seminario “Nuevos desafíos para el sector Marítimo – Portuario: ¿Estamos Preparados?” organizado por la Cámara Marítima y Portuaria de Chile (CAMPORT).

La ministra se refirió al aumento del intercambio comercial de Chile con el mundo, destacando que tanto las importaciones como las exportaciones han crecido, lo que exige al país utilizar más tecnología, digitalización y hacer más seguros los procesos y transacciones financieras, junto con una mayor coordinación entre los distintos actores involucrados. Apuntó a mejorar la eficiencia logística que necesita el país y que debe abarcar la capacidad portuaria, conectividad, territorio y sostenibilidad entre otros factores.

Sobre avanzar hacia la digitalización de los procesos, la Ministra fue enfática al señalar que estamos lejos de una logística sin papeles, y “que digitalizar los procesos es básico dentro de la cadena logística” y que es necesario evitar las fricciones entre las propias organizaciones y agentes, señalando que cambiarlo es perentorio para no afectar el comercio exterior del país.

“El desarrollo marítimo portuario es fundamental para el país y no queremos heredarle a las futuras generaciones el costo de no hacerlo. Hoy podemos dar el salto”, fue el cierre de la Ministra Hutt.

Por su parte, Daniel Fernández, Presidente de CAMPORT, se refirió a las principales fricciones que están restando competitividad al sector, que hoy mueve el 94% de las importaciones y exportaciones del país cuyo valor económico supera los US$126 mil millones anuales.

Al respecto, Fernández abordó el problema que significa para el sector el cierre de puertos por factores climáticos y la necesidad trabajar en conjunto con la Armada, Capitanías de Puertos, las navieras y las empresas y operadores portuarios para evitar el impacto económico de US$8,7 millones diarios de tener un terminal tipo sin operar.

Además, comentó sobre los problemas administrativos que se presentan una vez que las naves llegan a puerto. “El papeleo es infernal, son 170.000 trámites promedio por mes. Es necesario agilizar y reducir los trámites, y digitalizarlos. Necesitamos que los servicios públicos utilicen la tecnología para estar disponibles las 24 horas”, afirmó.

Una tercera fricción, según Fernández, se relaciona con el costo de acceso de los servicios marítimos, como el practicaje y el cobro por faros y balizas, pero puso especial énfasis en la Tasa de Uso Portuaria (TUP), “El Ministerio de Hacienda retira las utilidades de las empresas portuarias públicas y no se está invirtiendo en mejorar las condiciones de infraestructura. La Tasa de Uso Portuario debiera usarse en mejorar las condiciones de acceso a los bienes comunes del puerto; al menos, en una primera etapa, generar acciones y proyectos para enfrentar el cambio climático”, señaló.

Por último, el Presidente de CAMPORT visibilizó los problemas de congestión en los accesos y las carencia de la conectividad vial de los puertos con las principales ciudades, lo cual está impactando significativamente la logística y provocando pérdidas de US$3,4 millones cada 24 horas de retraso de la carga. Una de las necesidades planteadas por Fernández es la búsqueda de mecanismos para implementar un sistema de vías férreas eficiente para el transporte de carga.

En tanto, Dinesh Sharma, Director de Drewry Maritime Advisors, la principal consultora a nivel internacional en temas portuarios, en sintonía con la Ministra Hutt, destacó los desafíos que enfrenta la industria, junto con relevar la importancia que esta actividad tienen para el PGB de los países y su competitividad. A modo de ejemplo, señaló que una huelga de dos semanas en puertos de Estados Unidos impactó en 2% el PGB de ese país.

Sharma destacó que hay desafíos que toma un tiempo enfrentar, como el aumento del tamaño de las naves y sus cargas, la presión sobre los precios y la necesidad de realizar inversiones para aumentar capacidad. El especialista enfatizó que si bien estos desafíos existen hace un tiempo, lo esencial hoy es enfocarse en la industria 4.0, asociada a la robotización, automatización, digitalización, blockchain y tecnologías que permiten realizar transformaciones, y que hasta ahora los puertos latinoamericanos no han abordado.

El especialista de Drewry Maritime Advisors también afirmó que es fundamental, ante los nuevos retos que enfrenta la industria, aumentar la eficiencia y la productividad, trabajando con tecnología y en alianzas público-privadas. “La estrategia digital es clave para mantenerse competitivo”, dijo Sharma, quien al igual que la Ministra Hutt y el Presidente de CAMPORT, destacó la importancia de avanzar hacia procesos sin papeles, que muestran resultados evidentes.

Finalmente, Bernardo Larraín, Presidente de SOFOFA, evidenció la necesidad de contar con una institucionalidad robusta que permita solucionar los principales cuellos de botella del sistema marítimo-portuario, y de esta manera, evitar la pérdida de competitividad del país en esta materia. En ese sentido, hizo un llamado para fortalecer la Comisión Nacional para el Desarrollo Logístico (Conalog), liderada por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, transformándola en una instancia con mayor representación y capacidad de acción.

Ver intervenciones

Bernardo Larraín, Presidente SOFOFA

Dinesh Sharma, Director de Drewry Maritime Advisors

Gloria Hutt, Ministra de Transportes y Telecomunicaciones

Daniel Fernández, Presidente de CAMPORT

Presentaciones

  • Dinesh Sharma, Director de Drewry Maritime Advisors – ver presentación -
  • Daniel Fernández K., Presidente Cámara Marítima y Portuaria de Chile A.G.- ver presentación -
  • Gloria Hutt H., Ministra de Transportes y Telecomunicaciones – ver presentación -